'200 metros', de Andy Gracie, gana la residencia de producción Ciencias del Mar

Convocada por LABoral y la Autoridad Portuaria de Gijón, la obra creará una instalación inmersiva a partir de los datos obtenidos en el entorno del Cañón de Avilés

Published: 12/05/2015
'200 metros', de Andy Gracie, gana la residencia de producción Ciencias del Mar

'200 metros' plantea la creación de una instalación inmersiva a partir de los datos de mapeo y sensoriales en el entorno del Cañón de Avilés. Foto: cortesía del artista

Andy Gracie, artista de origen británico asentado en Asturias desde 2008, ha ganado la Beca de Producción Ciencias del Mar, convocada conjuntamente por la Autoridad Portuaria de Gijón y LABoral. Su proyecto 200 metros plantea la creación de una instalación inmersiva a partir de los datos sensoriales y de mapeo obtenidos por una especie de drone subacuático en el entorno del Cañón de Avilés. La pieza resultante de estas investigaciones se mostrará este verano en la Sala de Exposiciones Antigua Rula de la Autoridad Portuaria de Gijón.

200 metros explora los cambios físicos, fenomenológicos, geológicos y sensoriales que tienen lugar alrededor de la frontera entre el mar y el mar profundo. El mar profundo es uno de los grandes desconocidos, como lo ilustra el hecho de que es más ignoto que la superficie de la luna. Según Andy Gracie, es “un lugar y un entorno que ofrece múltiples narrativas y contextos físicos, emocionales y filosóficos”. Para esta exploración, el artista toma como escenario el Cañón de Avilés, una brecha abisal que se extiende, a unas siete millas de la costa, entre Colunga y Navia, con una profundidad máxima de 4.750 metros. El Cañón de Avilés constituye uno de los ecosistemas más importantes y diversos de la plataforma del mar Cantábrico, tanto desde el punto de vista geológico como biológico.

Durante su residencia de producción en LABoral el artista diseñará un aparato híbrido subacuático, combinando elementos estándares y otros hechos a medida de DIY (Do It Yourself) y prototipado rápido. Este aparato escultural, pero a la vez funcional, incorporará un sónar, una cámara y un hidrófono para el mapeo y registro de los fenómenos en la zona profunda. De alguna manera, aunque que no sea autónomo, el dispositivo puede ser visto como un drone subacuático. A partir de ahí, se realizará una expedición en barco a la zona donde el Cañón de Avilés comienza rápidamente a ganar profundidades de más de 200 metros. Los datos adquiridos por este aparato describirán el cambio de espectros de luz, los fenómenos sonoros presentes en la profundidad, así como los contornos del fondo del mar dentro de un radio de hasta 150 metros, que muestra la suave pendiente que conduce hacia las bajadas repentinas en el borde del Cañón.

Todos estos datos, así como la documentación obtenida durante la investigación, formarán parte de la instalación inmersiva que se mostrará en el espacio expositivo, con la que Gracie quiere ofrecer una respuesta artística a las actividades científicas y la investigación desarrollada durante la exploración submarina.

El jurado que falló la beca de producción Ciencias del Mar ha estado integrado por Miguel Vallina Álvarez, Director de Coordinación y Relaciones Externas de la Autoridad Portuaria de Gijón; Semíramis González Fernández, Comisaria Independiente; y Patricia Villanueva Illanes, Responsable de Exposiciones de LABoral Centro de Arte y Creación Industrial. Para su decisión, ha evaluado positivamente el valor artístico y cultural del proyecto, su adecuación al contexto de la convocatoria y el uso de los recursos del Centro de Producción de LABoral. La investigación sobre el mar profundo en la costa asturiana, así como el desarrollo de una herramienta de fabricación propia para la recogida de datos y su representación artística resultan relevantes no sólo para otros contextos artísticos si no también científicos.

El artista

El trabajo artístico de Andy Gracie (Londres, 1967) se sitúa en la intersección entre arte y ciencia y utiliza la teoría y la práctica científica como medio artístico para examinar las relaciones del hombre con el mundo post-natural y la noción de la realidad. Su obra propone escenarios de intercambio entre sistemas naturales y artificiales y abarca géneros y disciplinas como la instalación, la robótica, el sonido, el vídeo y las prácticas biológicas. Más recientemente, su actividad involucra exámenes culturales de la ciencia de la astrobiología y la investigación basada en el espacio y nociones sobre los orígenes de la vida, junto con nuevos análisis de sus fronteras.

Sus creaciones se han mostrado en exposiciones en el Reino Unido, Francia, España, Austria, Alemania, Eslovenia, EE.UU., Japón, México y Australia. Ha recibido encargos especiales para la producción de nuevas obras del Centro Arnolfini (Bristol, Reino Unido), diversos organismos en Barcelona y del Noreste de Inglaterra y ha participado en festivales como ISEA, Artbots, Radar, Ars Electronica, así como en la exposición sobre robótica para la Capital de la Cultura Lille 2004. Andy Gracie ha recibido menciones honoríficas de VIDA Concurso Internacional Arte y Vida Artificial (2007) y Ars Electronica (2007).

También ha escrito numerosos textos y artículos para revistas, foros web, catálogos y libros y ha trabajado como profesor en Inglaterra e impartido numerosos talleres en todo el mundo. Forma parte de un grupo de investigaciones de la Universidad de Huddersfield, Reino Unido y junto a Marc Duseiller y Yashas Shetty, fundó el proyecto Hackteria, un foro web y una serie de talleres que ayudan los artistas a trabajar combinando la electrónica con técnicas biológicas.

 

 

 

  • Información

  • Los Prados, 121
  • 33203 Gijón (Asturias)
  • España
  • Teléfono: 985 185 577
  • Contactar
Herramientas Personales
Entrar