Traslaciones

Por Alfredo Aracil

El conjunto de obras presentadas en Traslaciones evidencia de qué manera el artista, incluso sin moverse de su estudio, trabaja como un nómada. Entrega formas y significados que no cesan de viajar, de desplazarse de un espacio y de un sujeto a otro. Y no sólo eso: produce también, con cada trabajo, un cierto deslizamiento: de la referencia primera, del punto de partida, a la oscuridad del desierto. Fenómeno que sin duda se multiplica cuando se trabaja en una experiencia desubicada como la que nos ocupa. Este es un proyecto sin centro neurálgico sobre la idea de desplazamiento, ya sea literal o figurado, que podría contarse por medio de este teorema: dos instituciones que se hacen cuatro, dos comisarios y cuatro proyectos artísticos hechos por cinco personas que, finalmente, se disponen en dos sedes distintas.

Para todo movimiento el tema es la variación, el tránsito de la repetición de lo mismo a su polo opuesto, diferencia. La necesidad de comunicarse, es decir, de distribuir información entre sujetos con intereses similares a caballo entre tres lenguas, español, francés e inglés como vehículo de entendimiento, nos ha revelado el secreto que encierra el uso de todo lenguaje: «no existen dos tipos de lengua, sino dos tratamientos posibles de la misma»2. Cada salto de una lengua a otra produce el abandono de una posición que pretende ser la misma y que, sin embargo, ya no puede serlo. Son de sobra conocidos los riesgos de la literalidad. Toda buena traducción conlleva, forzosamente, una representación distinta, un nuevo esquema: no una simplificación, como puede parecer a primera vista, sino una nueva distribución de lo sensible.

Los diccionarios son más ambiguos de lo que parecen. Mientras la primera acepción de la palabra «traslación» se refiere, en español, al mundo de la física, la segunda nos dirige a la lingüística. ¿En qué momento perdió nuestro idioma la n que en inglés y en francés acompaña al término cuando se refiere a desplazar una palabra o una frase de un idioma o otro? Es un alivio que las fronteras puedan ser tan porosas, que las letras aparezcan y desaparezcan. Sin embargo, el estudio de la fonética no es nuestro objetivo. Lo nuestro es la morfología, o mejor, la topografía, el estudio de estratos, del espacio que une y a la vez separa imaginarios. Proponemos el tanteo de fronteras como forma de conocimiento, en la utopía última que supone cartografiar la realidad junto con las relaciones estructurales que ella articula: desde el espacio de tesis que abre Regina Dejiménez con su estudio de las modificaciones que en su significado y forma sufre el cobre en su transformación de lo natural a la cultura; a los fantasmas sin cuerpo pero con voz en la Historia de la instalación de Fran Meana, en la que un sinfín de sujetos habitan una voz única, pasando por la geología de la cuarta dimensión que disponen Bevis Martin y Charlie Youle a partir de objetos tridimensionales en su trabajo, hasta llegar por último a la frontera de sonido e imagen a partir de la que Neal Beggs reflexiona sobre la porosidad del espacio y del tiempo.

La iconografía cristiana que viajó con los españoles al Nuevo Mundo se desdobló, una vez allí, en imágenes mutantes capaces de representar de forma velada las antiguas divinidades indias. Todo signo se refiere a una ausencia: se trata de una suerte de traducción que esconden a la vez que enseña: expansión y camuflaje. En los sesenta y setenta del siglo pasado el giro a lo conceptual supuso también una cierta colonización, un deslizamiento de la práctica artística hacia los campos del lenguaje, la filosofía o el cine experimental. Diversas traslaciones hacia la comunicación, apuntando al centro de la sociedad de la información o, incluso, hacia la ausencia física: hacia la desmaterialización. En 1969 Lawrence Weiner presentó una obra titulada A translation from one language to another. Un texto que el artista, sobre la misma superficie de papel, por medio de una tipografía neutral de trazo negro sobre fondo blanco, traslada al francés: Une traduction d’une langue dans une autre y que se puede leer, en paralelo por debajo, la leyenda en inglés. La pieza, publicada dentro de un cuaderno, ejerce de espejo. Podría, incluso, pensarse la sentencia de Weiner como una suerte de isomorfismo, un concepto que los matemáticos utilizan cuando trabajan con dos estructuras o frases complejas, dos significados que «pueden ser proyectados el uno sobre el otro, de tal modo que cada parte tiene su correspondiente en la otra»3.

Hoy, datos, sentimientos, formas de pensamiento, conocimientos, deseos, pasiones y formas de vida viajan incesantemente a través de una red virtual al servicio del tráfico de información global, las localizaciones y los emplazamientos estables escasean. Realidad y ficción han dejado de ser conceptos antagónicos, entre ellos se proyectan ahora múltiples correspondencias que dibujan estelas en diferentes direcciones: movimientos transversales y oscilaciones. Las injerencias del pasado en el presente son constantes. Existe, no obstante, un remanente de memoria que nuestro tiempo es incapaz de absorber generándose, de esta forma, un continuo eterno retorno, una citación constante que amenaza nuestra capacidad de soñar el futuro. Toda identidad se construye por medio de la cita del yo con el otro.

Traslaciones se mueve en este territorio diaspórico, entremedias, donde confluyen fronteras, culturas, tradiciones, localizaciones y tiempos: «el desplazamiento como punto de confluencia de procesos económicos, políticos, culturales y psíquicos»4. Ni comienzo ni lugar de llegada o fin, sino continuo viaje: el objetivo es articular un espacio de encuentro y negociación para artistas, instituciones y espectadores, una herramienta experimental para violentar límites y mezclar posiciones. Rara vez se viaja por el mero placer de hacerlo. Frecuentemente se confunde viaje con huida o con exilio. El pueblo judío llamó diáspora a un fenómeno marcado por la movilidad y la fragilidad del Arca y, también, por las continuas destrucciones y construcciones de un Templo que era, por definición, frágil; obligaba al movimiento. Como las palabras que se lanzan y se trasladan de un lenguaje a otro, en busca de su semejante, a veces no hay hogar al que volver.

NOTAS
1. Price, Seth: Dispersion. http://www. distributedhistory.com/ Dispersion2008.pdf
2. Deleuze, Gilles y Guattari, Félix: Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Pag. 104, Pre-Textos,
Valencia, 2002.
3. R. Hofstadter, Douglas: Godel, Escher, Bach. Un eterno y grácil bucle. Pag. 57, Tusquests Editores, Madrid, 2009.
4. Brah, Avtar: Cartografías de la diáspora. Identidades en cuestión. Pag. 46. Traficantes de sueños,
Madrid, 2010.

Traslaciones
31
Jul
2013
29
Sep
2013

Un intercambio artístico en el marco del Arco Atlántico

Traslaciones: adulterando la realidad

Exposición conformada por cuatro instalaciones desarrolladas durante la residencia artística de cinco artistas en LABoral y que nos habla de formas alternativas de comprender el mundo

Traslaciones: adulterando la realidad

Exposición conformada por cuatro instalaciones desarrolladas durante la residencia artística de cinco artistas en LABoral y que nos habla de formas alternativas de comprender el mundo.

Entrevista a Regina Dejiménez

La artista nos habla de su trabajo en la exposición Traslaciones

Sugerencias
Traslaciones: adulterando la realidad Traslaciones: adulterando la realidad

Exposición conformada por cuatro instalaciones desarrolladas durante la residencia artística de ...

Cinco artistas producen en LABoral las instalaciones que se mostrarán en 'Traslaciones' Cinco artistas producen en LABoral las instalaciones que se mostrarán en 'Traslaciones'

La exposición se inaugura el 31 de julio en el Centro de Arte y Creación Industrial y en el ...

Lost in Translation

Por Frédéric Emprou

Dossier Traslaciones. Un intercambio artístico en el marco del Arco Atlántico Dossier Traslaciones. Un intercambio artístico en el marco del Arco Atlántico

La muestra permanecerá abierta desde el 31 de julio hasta el 15 de septiembre en el Centro de ...

Traslaciones 31/07/2013

Un intercambio artístico en el marco del Arco Atlántico

Regina Dejiménez

Nace en Madrid en 1984. Vive y trabaja en Asturias

Residencia: Traslaciones: Nueva estación 01/07/2014

Residencia de producción para la exposición inscrita en el Festival del Arco Atlántico 2014

Alicia Jiménez y Rosie O’Really producen en LABoral las obras que se mostrarán en 'Traslaciones: Nueva estación' Alicia Jiménez y Rosie O’Really producen en LABoral las obras que se mostrarán en 'Traslaciones: Nueva estación'

La muestra se inaugura el 31 de julio en el Centro de Cultura Antiguo Instituto

 

 

  • Información

  • Los Prados, 121
  • 33203 Gijón (Asturias)
  • España
  • Teléfono: 985 185 577
  • Contactar
Herramientas Personales
Entrar