TheDrone

TheDrone es un proyecto de investigación alrededor de los vehículos aéreos no tripulados (UAVs), sus posibles aplicaciones sociales y artísticas, las comunidades de conocimiento libre que trabajan en su desarrollo y las posibilidades que aportan los nuevos métodos de fabricación digital y de creación distribuida

TheDrone

UAV construido en fabLAB Asturias

El inicio de las investigaciones sobre las aplicaciones de los UAVs comienza en 1915 en la mente de Nikola Tesla, quien imagina flotas de vehículos voladores de combate no tripulados, siendo los primeros intentos reales en 1916 con el “Blanco Aéreo” de A.M. Low o el Avión Automático Hewitt-Sperry, iniciativas que dan pie a varios desarrollos militares durante la primera y segunda guerra mundial, básicamente aviones a control remoto diseñados para entrenar a los artilleros o pensados para misiones de ataque (conocidos coloquialmente como “drones”).

Con los desarrollos de la miniaturización electrónica en los años 80 y 90, el interés en los UAVs con aplicaciones militares crece, lo que lleva al escenario actual en el que son usados por los ejércitos de más de 50 países para misiones de reconocimiento y ataque, contribuyendo a crear un sentimiento general de rechazo a esta tecnología que aparece en el imaginario colectivo como frívola y deshumanizada.

Pero paralelamente al desarrollo militar durante esta época, empiezan a aparecer las primeras referencias al posible uso civil de los UAVs en tareas mucho menos conocidas por el público como la vigilancia, recogida de datos, transporte ligero, investigaciones científicas, control de incendios y plagas, o búsqueda y rescate. Aunque el desarrollo de estas aplicaciones civiles ha estado lastrado hasta hace poco por el costoso acceso a estas tecnologías, que impedía a investigadores y emprendedores trabajar a la par de los desarrollos militares normalmente impulsados por grandes empresas con fuertes raíces en la industria de defensa y contratos multimillonarios. En los últimos años con el abaratamiento de estas tecnologías y la disponibilidad de nuevos medios y procesos productivos, estamos asistiendo al rápido nacimiento de un nuevo nicho industrial en gran medida formado por pequeñas empresas con ideas novedosas que, unido a las investigaciones académicas y al creciente aspecto amateur, sentarán las bases que darán forma al espacio aéreo del futuro cercano.

El interés amateur en los UAVs viene del mundo del aeromodelismo, cuya faceta científica basada en el estudio de la aerodinámica, mecánica, electrónica y diseño de vehículos voladores, da el paso natural a las capacidades de vuelo autónomas, empezando a aparecer los primeros sistemas comerciales tipo “piloto automático” capaces de mantener la actitud de vuelo de un aeromodelo mediante el uso de sensores integrados en el mismo. Con la llegada de Internet, esta faceta del aeromodelismo que ya había abrazado el modo de trabajo colaborativo con cientos de diseños compartidos en páginas web y foros dedicados al tema, que se mejoraban y probaban en paralelo por una multitud de usuarios, sumado a la aparición de proyectos de hardware abierto como Arduino y de métodos asequibles de fabricación digital como impresoras 3D personales y cortadoras láser, ha dado lugar a multitud de proyectos con diseños cada vez más complejos y capaces, y la posibilidad de hacerlos fácilmente replicables ha contribuido a su expansión creando comunidades de conocimiento libre directamente centradas en la tecnología UAV. Estas comunidades, trabajan en sistemas integrados de control autónomo y diseños de aeronaves y complementos con licencias de hardware y software libre, e incluso han dado lugar a iniciativas empresariales encargadas de producir y distribuir estas plataformas, o agrupaciones orientadas a su uso civil, como fotografía o vídeo aéreo, cartografía, inspección de cosechas, etc.

Este ecosistema de desarrollo abierto ha creado implementaciones a la altura de proyectos comerciales de grandes empresas, con el valor añadido de la apertura y la flexibilidad que les da el no estar limitados por restricciones comerciales o de beneficios. Los experimentos realizados por aficionados de todo el mundo están abriendo las puertas a nuevos usos del espacio público y están empezando a concienciar a la opinión pública respecto a las posibilidades de los UAVs amateur, actualmente amenazados por legislaciones ambiguas promovidas por interpretaciones vagas sobre su intencionalidad, o por la presión de lobbys militares o comerciales.

TheDrone pretende recoger toda esta trayectoria del desarrollo abierto de UAVs, contribuir con diseños pensados para su replicación con las herramientas disponibles en la red internacional de Fab Labs, plantear un acercamiento artístico y social a su uso y reflexionar sobre las posibilidades de la creación abierta y distribuida en el marco de la producción artística y tecnológica.

Los primeros pasos del proyecto surgen a lo largo del FabAcademy de 2012 como parte de los proyectos finales del curso, en un intento de realizar pequeños aviones a control remoto desarrollados con las técnicas y materiales disponibles en el Fab Lab. Usando corte láser e impresión 3D conseguimos un diseño muy simple pero funcional, que tras varias iteraciones logra un corto pero estimulante vuelo inaugural, lo que nos lleva a pensar en las posibilidades educativas, artísticas y, para qué negarlo, lúdicas, de estos dispositivos. Después de probar varios diseños disponibles en Internet pensados para ser fabricados a mano por aficionados y adaptarlos para fabricación digital, empezamos a plantearnos la posibilidad de dedicar tiempo a investigar las posibilidades que el Fab Lab nos brinda para la fabricación de aeromodelos autónomos, así como las posibilidades que estos desarrollos brindan al Fab Lab. FabLAB Asturias, ubicado en LABoral Centro de Arte y Creación Industrial, alimenta en parte a una comunidad de artistas y creadores que empiezan a abrazar estos nuevos medios y técnicas productivas en su trabajo; el poder ofrecerles una herramienta tan versátil, nos daría con seguridad interesantes y desafiantes proyectos en que trabajar, aportando así nuestra experiencia a la comunidad.

El proyecto se articula entonces como una investigación interna a largo plazo, aplicando el conocimiento compartido sobre técnicas de fabricación usadas en la red de Fab Labs, buscando la simplicidad, el bajo coste y el desarrollo rápido de los sistemas implicados en un UAV, e implicando a la comunidad local a través de una serie de actividades que incluyen demostraciones, talleres, y trabajo con colaboradores cercanos al fabLAB Asturias.

 

 

  • Información

  • Los Prados, 121
  • 33203 Gijón (Asturias)
  • España
  • Teléfono: 985 185 577
  • Contactar
Herramientas Personales
Entrar