Impresión 3D: Es el futuro! (Bueno... es más bien el pasado)

Una introducción al tema de la impresión 3D en fabLAB Asturias

Impresión 3D: Es el futuro! (Bueno... es más bien el pasado)

Autorreplicación: RepRap imprimiendo una pieza para montar en una nueva impresora

Cuando en el fabLAB mostramos la impresora 3D a quien nos visita, es frecuente escuchar expresiones de admiración como la que da título a esta entrada:  “¡Es una revolución!”, “¡Esto es el futuro!”, “Claro! dentro de pocos años, tendremos todos una en nuestra casa, ¿no?”.

Y dependiendo un poco del tiempo que tengamos y de la naturaleza de la visita, aclaramos que esto no es exactamente así. Primero, 1990 no es el futuro, es el pasado, y recordémonos que 1990 no fue hace 10 años, si no más bien hace un cuarto de siglo. Esa es la fecha en la que la compañía Stratasys comenzó a comercializar sus primeras impresoras de MDF (Modelado por Deposición Fundida) que es la tecnología que utilizan las impresoras que tenemos en el fabLAB, tanto la Makerbot Thing-O-Matic como todas las impresoras del proyecto RepRap.

RepRap Darwin
Primer modelo del proyecto RepRap

La clave para entender lo que realmente pasa en la impresión 3D la encontramos en las patentes. S. Scott Crump patentó la tecnología de FDM en 1989. ¿Y cuándo comenzó Makerbot su actividad? Justo 20 años después. ¡Qué coincidencia! Ese fue el momento en el que la humanidad tuvo permiso para construir sus propias impresoras 3D sin tener que pagar más de lo que costaban los materiales y poder venderlas con total libertad sin pagar derechos al Señor Scott. Y así hizo la humanidad, organizada a través de Internet y de la creciente comunidad Open Software/Hardware, con el proyecto RepRap (que comenzaba ya en 2005) y con compañías como Makerbot y Ultimaker llevando estas máquinas (ahora de diseño abierto) al mercado.

Pero bueno, la intención de esta entrada no es dar una clase sobre la historia de la impresión 3D, sino la de explicar cómo la impresión 3D está relacionada con el fabLAB y cómo en cualquier fabLAB esta relación empieza desde su origen, ya que todos los FabLabs del mundo cuentan con alguna impresora 3D, de diferentes tecnologías y tamaños, pero siempre hay una impresora 3D. En el caso del fabLAB Asturias, esta primera impresora fue una Makerbot Thing-O-Matic.

Una característica muy importante de las impresoras 3D comparadas con otras máquinas y recursos del fabLAB es su precio. Existen hoy en día kits para el montaje de impresoras 3D desde algo más de 300 euros y esto hace que sea asequible para muchos aficionados y profesionales, que pueden encontrar en esta máquina una herramienta muy útil para el desarrollo de sus proyectos. Y con esto en mente, el fabLAB lleva tiempo ya investigando y utilizando estas máquinas como recurso de los proyectos tanto artísticos como puramente técnicos.

En junio de 2013, Eduardo Marcos García, un socio del fabLAB, nos planteó colaborar en el desarrollo de una impresora 3D, para lo que necesitaba, acceder a la impresora del fabLAB para producir piezas y contar con el apoyo de la experiencia y el conocimiento adquirido en el fabLAB. Y la respuesta fue rotunda: “Cuenta con nosotros”. Para la primera semana de septiembre de 2013 ya estábamos haciendo las primeras pruebas de impresión con el primer modelo. ¿Cómo hicimos para diseñar y fabricar en tres meses una impresora 3D? No lo hicimos, el trabajo de diseño se realizó a partir de un modelo de RepRapBCN que, a su vez, estaba basada en el modelo RepRap MendelMax. Y es que, salvo que se quisiese hacer un diseño totalmente nuevo de la máquina con un paradigma de funcionamiento nuevo, como por ejemplo vemos en el modelo RepRap Rostock, sería una falta de respeto hacia el trabajo realizado por centenares de personas que comparten sus diseños, no utilizarlos para continuar ese trabajo. Y por otra parte sería estúpido no utilizar los recursos y el tiempo disponible en hacer otra vez lo mismo resultando mucho más productivo partir de un diseño ya funcional y concentrar los esfuerzos en mejorarlo. Este es el futuro: no la tecnología que permite controlar cómo depositamos un plástico fundido, sino los mecanismos socioculturales que ponen a cientos, quizás miles de personas, a trabajar en proyectos y a compartirlos.

RepRap LABoral

Hace un par de semanas, el 28 de enero de 2014, expiró la patente de otra tecnología de impresión 3D conocida como SLS (Selective Laser Sintering, o Sinterizado Selectivo por Láser). Sigue sin ser el futuro aunque sea una tecnología más avanzada. Sigue siendo el pasado, el futuro es la actividad de la comunidad, que hace ya un par de años se encargó de marcar ese día en sus calendarios, para empezar a preparar diseños de máquinas que incorporen esa tecnología (ahora propiedad de la sociedad) y ponerlas al alcance, no de todos, pero sí cada vez de más gente.

¿Y en qué punto se encuentra la impresión 3D en fabLAB Asturias en estos momentos? Pues se acaba de abrir la inscripción para un taller de montaje de impresoras 3D que impartirá en LABoral Eduardo Marcos García con la ayuda de los técnicos del fabLAB. Además, Eduardo, sigue investigando modificaciones que incorporar al diseño con el que estamos trabajando a la vez que está rediseñando la máquina entera optimizando el tiempo de fabricación.  En próximas entradas del blog seguiremos contando la evolución de este proyecto.


 

 

  • Información

  • Los Prados, 121
  • 33203 Gijón (Asturias)
  • España
  • Teléfono: 985 185 577
  • Contactar
Herramientas Personales
Entrar